El gigante de la aeronáutica Boeing cayó un 2,11 % al cierre de la sesión en Wall Street después de que el banco JPMorgan actualizara a la baja la previsión de beneficios para 2019 de la compañía, por la paralización de la producción de los modelos 737MAX.

El analista de la entidad financiera Seth Seifman aseguró que, debido a la nueva corrección requerida para los sistemas informáticos de las aeronaves -las mismas que protagonizaron dos accidentes mortales en Indonesia en octubre y en Etiopía en marzo-, la producción podría retrasarse aún más.

«Con la nueva modificación solicitada, Boeing se enfrenta a un mayor riesgo en términos de tiempo, porque los retrasos adicionales en última instancia podrían resultar en una mayor disminución de la producción», aseguró en una carta a sus clientes, citada en el medio especializado Marketwatch.

Boeing ya anunció a principios de abril que ralentizaba la producción del modelo accidentado de 52 a 42 mensuales, una medida que seguía a la paralización de las entregas de los aviones afectados para arreglar los fallos en el sistema informático de la nave.

Con la nueva estimación de resultados, Boeing obtendría una facturación a cierre de 2019 de 86.100 millones de dólares, con unos beneficios por acción de 13,23 dólares.

En comparación, la compañía facturó en 2018 101.127 millones de dólares, con una ganancia por acción de 17,85 dólares.

Boeing se convertía así en la empresa que más se dejaba dentro de las treinta componentes del Dow Jones de Industriales, en un día en que el principal indicador subía, impulsado gracias a la nueva tregua comercial entre EEUU y China alcanzada este fin de semana durante la cumbre del G20 en Japón.

En los últimos tres meses, Boeing ha perdido alrededor de un 9 % de su valor en bolsa, aunque sigue un 10,49 % por encima del precio con el que arrancó el año.

Ahora mismo, la capitalización de mercado de Boeing ronda los 200.000 millones de dólares.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here