El exvicepresidente Joe Biden amplió este martes su ventaja electoral sobre el senador Bernies Sanders, su rival en la lucha por la candidatura presidencial demócrata, gracias a sus victorias en las primarias celebradas en Arizona, Florida e Illinois, y se acerca de manera decidida a alcanzar el número de delegados necesarios para asegurar la nominación.

Pese a ello, aún queda mucho por recorrer en la carrera para alzarse con la candidatura para enfrentarse al presidente Donald Trump en las elecciones del 3 de noviembre próximo, un camino en el que, por lo visto en las primarias de este martes, el coronavirus jugará un papel cada vez más protagonista.

Estas fueron las claves que nos dejaron las primarias del martes:

BIDEN, TRES DE TRES
Biden, que representa al ala centrista del Partido Demócrata, obtuvo contundentes victorias en las primarias de Florida e Illinois, y ganó también claramente en Arizona, consolidando así su carácter de favorito y abriendo una mayor brecha con el izquierdista Sanders, que no acaba de levantar cabeza y ve en cada ronda de votación cómo se alejan sus posibilidades de victoria.

Tras el reparto de los 441 delegados que estaban en juego en esos tres estados, según los resultados no oficiales, Biden suma 1.153 compromisarios, frente a los 861 de su rival, lo que lo aproximan al número mágico de 1.991 delegados necesarios para garantizar la nominación en la convención demócrata que se celebrará del 13 al 16 de julio en Milwaukee.

SANDERS REEVALÚA SU SITUACIÓN
Tras las derrotas del martes, Sanders se verá sometido a una presión cada vez mayor para que retire su candidatura y deje campo libre a Biden, de manera que hagan un frente único hacia el objetivo común de derrotar a Trump en las elecciones de noviembre y cesen en sus ataque mutuos.

De hecho, en su campaña ya han anunciado que en las “próximas semanas” va a reevaluar su candidatura junto con sus seguidores, sin que se sepa cuándo podría tomar la decisión de tirar la toalla.

LA INCÓGNITA DE LOS SEGUIDORES DE SANDERS
La eventual retirada del senador por Vermont abre la incógnita sobre si el exvicepresidente de Barack Obama (2009-2017) será capaz de atraer a los seguidores de Sanders, en su mayoría jóvenes con estudios que votan el ala más izquierdista del partido, un reto que se le plantea a Biden y que puede ser fundamental si pretende ganar a Trump en las elecciones.

El propio Sanders ha señalado públicamente que, en caso de que sea su rival el que se alce con la candidatura, pedirá a sus seguidores el apoyo para Biden, porque el objetivo común debe ser la derrota de Trump, pero está por ver si estos le harán caso.

El exvicepresidente ya ha empezar a cortejar el voto de su rival en las primarias, prometiendo que él abandera los mismos objetivos, como la mejora del sistema sanitario, el combate a la pobreza y la desigualdad o la lucha contra el cambio climático.

EL VOTO LATINO CON BIDEN
Como ya ocurrió con el voto afroamericano con las primeras victorias de Biden en los estados del Sur, las derrotas de Sanders en Arizona y Florida, considerado este último el premio gordo de la jornada de ayer por repartir 219 delegados, muestran que el exvicepresidente es el aspirante que a priori ha logrado aglutinar tras de sí el respaldo de los votantes latinos.

Esto es especialmente cierto entre los demócratas de origen cubano, venezolano o nicaragüense, que abundan especialmente en Florida, que han expresado su descontento con el apoyo de Sanders a los regímenes izquierdistas latinoamericanos.

EL CORONAVIRUS
Aunque ya había hecho acto de presencia en anteriores primarias, la crisis por el coronavirus, además de obligar a postergar hasta junio la consulta demócrata en Ohio, que inicialmente estaba prevista para este martes, afectó la participación, especialmente en Illinois.

El peligro al contagio de COVID-19 ha llevado también al aplazamiento de las primarias en Georgia, Luisiana, Maryland, Kentucky y Puerto Rico, y en muchos estados se han redoblado los llamamientos a recurrir al voto anticipado por correo.

Con el mantenimiento, de momento, de las primarias de Alaska, Hawái, Wyoming y Wisconsin, que entre todas reparten apenas 137 delegados, Biden no podrá declararse triunfador si gana en todas ellas al menos hasta finales de mayo, a no ser que Sanders decida lo contrario.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here