La distribución de la ayuda federal para las empresas pequeñas ha mejorado y alrededor del 80 % de los préstamos otorgados han sido por montos inferiores a los 100.000 dólares, india el presidente de la Cámara Hispana de Comercio, Rodrigo Cavazos.

“Éstas son buenas noticias cuando ya se ha distribuido casi un tercio de los fondos en el programa que ayuda a sustentar los pagos de sueldos”, dijo Cavazos a Efe en una entrevista telefónica. “Muchas empresas latinas que no habían recibido ayuda en la primera ronda, ahora han presentado solicitudes”.

“El monto promedio de los préstamos otorgados es de 78.000 dólares y ya más de 1.000 millones de dólares se han distribuido a empresas latinas en Estados Unidos y empresas de Puerto Rico”, añadió.

En Estados Unidos hay unos 4,7 millones de negocios pequeños con dueños hispanos, según los datos de la Cámara. En la última década el 85 % de los nuevos empresarios en el país han sido latinos que iniciaron sus pequeños negocios.

Pero sólo una pequeña porción de estas empresas recibió ayuda de los más de 660.000 millones de dólares aprobados por el gobierno el año pasado y Cavazos identificó algunos de los problemas que hubo en la distribución del primer paquete de ayuda.

Uno de ellos es que la mitad de los empresarios latinos no tiene una relación establecida con un banco y cuando el año pasado se puso en marcha el Programa de Protección de Plantilla (PPP, en inglés) los bancos ayudaron en el procesamiento de las solicitudes y la obtención de los préstamos a quienes eran ya sus clientes.

Una alta proporción de los negocios de latinos se ha iniciado con la ayuda de familiares en la inversión inicial de capital y aunque ahora muchos de esos empresarios tienen cuentas bancarias, no tienen la ayuda adecuada de sus bancos, o ni siquiera tienen un contador que les asista en la preparación y presentación de solicitudes.

“Ahora hay más actividad para las empresas pequeñas hispanas y la ayuda es muy necesaria”, dijo Cavazos. “Vemos que el PPP nos da más información que la dada antes”.

“Hay más enfoque en la ayuda a restaurantes, a las empresas de construcción, los servicios de comida y la manufactura”, agregó. “Es muy buena la actividad pero nos falta mucho. Todos los estados y Puerto Rico han participado, y los bancos y las cajas de crédito están ayudando a los micro empresarios”.

“Quedan por distribuir unos 168.000 millones de dólares,” indicó Cavazos, quien alienta a los empresarios latinos para que busquen asesoramiento y ayuda.

“Además son importantes los contratos que puedan obtenerse para negocios con los municipios, los estados y el gobierno federal”, agregó. “Esos son contratos que queremos obtener, y que pueden otorgarse a nuestras empresas”.

Déjanos tu opinión