La guerra de palabras entre el presidente Donald J. Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un se calentó de nuevo esta semana, cuando la administración del presidente norteamericano prometió nuevamente estar lista para actuar contra el régimen estalinista norcoreano por sus continuas amenazas nucleares.

Al advertir a Corea del Norte Trump dijo: “Se enfrentarán con el fuego y la furia y con franqueza verán una poder destructivo como el que este mundo nunca ha visto antes”.

Esto fue seguido por la amenaza más específica de Pyongyang hasta la fecha. Liberado a través de los medios de comunicación de Corea del Norte, el gobierno dijo que consideraría el lanzamiento de misiles apuntando específicamente a Guam, la isla norteamericana que a su vez es sede de la Base Aérea Andersen y de una extensa presencia militar estadounidense, la cual constituye aproximadamente un tercio de los 163.000 habitantes de la isla de 210 millas cuadradas. En Guam hay al menos media docena de bombarderos B-52 con capacidad nuclear y al menos dos bombarderos B-1B Lancer.

En una serie de tweets, Trump también anunció que el arsenal nuclear estadounidense está más fuerte que nunca. “Mi primer mandato como presidente fue renovar y modernizar nuestro arsenal nuclear. Ahora es mucho más fuerte y más poderoso que nunca “, dijo.

A todo esto la Casa Blanca a través de su vocera aseguró que nadie debería asumir que Estados Unidos no pueda contener una Corea del Norte con armas nucleares a través de métodos tradicionales de disuasión. “No vamos a permitir que Corea del Norte mantenga a las ciudades estadounidenses como rehenes”, dijo Sarah Huckabee Sanders.

El gobierno de Corea del Norte ha realizado cinco pruebas nucleares exitosas desde 2006, pruebas que se produjeron después de años de negociaciones sin éxito con regímenes anteriores para detener el desarrollo nuclear. En un informe de 2013, la Agencia de Inteligencia de Defensa concluyó “con confianza moderada” que Corea del Norte en ese momento poseía “armas nucleares capaces de ser entregadas mediante misiles balísticos”. Sin embargo, en mayo, el director de Inteligencia Nacional, Dan Coates, dijo a un panel del Congreso que Kim Jung-un fue fotografiado junto a un diseño de ojiva nuclear y fusiles de misiles para demostrar que Corea del Norte tiene ojivas lo suficientemente pequeñas como para caber en un misil.

Además, la mencionada agencia estadounidense completó una evaluación el mes pasado alegando que Corea del Norte había terminado el proceso de miniaturización de una ojiva nuclear, haciéndola lo suficientemente pequeña para caber encima de un misil – un hito clave en el desarrollo de armas nucleares. La evaluación refuerza la creencia entre algunos analistas y expertos de que el programa de armas de Pyongyang ha avanzado mucho más rápido de lo que se pensaba anteriormente.

—————————————————————————————

Political hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Déjanos tu opinión