La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, señaló este jueves que la ciudad afronta para el próximo año fiscal un déficit de 838 millones de dólares, «el más grande de nuestra historia reciente», según dijo.

En su discurso «El estado de la ciudad», ofrecido en la Libreria Harold Washington, la alcaldesa, que asumió el cargo en el mes de mayo, culpó a la administración del exalcalde Rahm Emanuel por dejar «un déficit presupuestario asombrosamente grande para el próximo año» y no ofrfecer una hoja de ruta.

La semana pasada, Lightfoot ordenó que no se hicieran más contrataciones en el Gobierno local, incluido la Policía, y esta noche afirmó que hará todo lo posible por evitar duras medidas como una subida de impuestos a fin de sanear las cuentas municipales.

Aunque si lo hace, asveró, apostará por un impuesto graduado en el que los que tienen más paguen más.

Señaló que continuará con la austeridad en los comités de gobierno, ya que en el pasado los concejales gastaban más de los presupuestos asignados, y prometió invertir mas en «la gente y los vecindarios» lejos del centro de la ciudad.

«Los inmigrantes contribuyen a nuestra economía de manera significativa y siempre lo han hecho», dijo durante su discurso en el que realzó el papel de la comunidad inmigrante, incluidos los del barrio de La Villita.

Protegerá, afirmó, a los inmigrantes ante las amenazas de las deportaciones y que los ha llevado a vivir «bajo el temor», al punto que no se atreven ni salir a hacer las compras.

«Todo el trabajo que haremos será con transparencia y con la gente trabajadora en mente», prometió, tras recordar que la ciudad modificó sus multas por violaciones de tránsito y prometió que no se confiscarán las licencias de conducir en algunos casos.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here