Washington, 13 abr.- El presidente, Donald Trump, firmó hoy el indulto al exjefe de gabinete del exvicepresidente Dick Cheney, Lewis “Scooter” Libby, condenado por perjurio en el caso de la filtración a la prensa del nombre de una agente de la CIA.

“No conozco al señor Libby, pero durante años he oído que había sido tratado injustamente. Este indulto completo ayudará a rectificar una parte muy triste de su vida”, dijo el mandatario en un comunicado sobre el perdón al alto cargo de la Administración de George W. Bush.

En 2007, Libby fue declarado culpable de perjurio y obstrucción a la Justicia en la investigación del “caso Plame”, de 2003.

El jurado que analizó el caso determinó entonces que el exjefe de gabinete mintió a los investigadores sobre sus conversaciones con periodistas sobre Valerie Plame, una agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

El nombre de Plame apareció publicado en la prensa después de que su marido, el ex diplomático Joseph Wilson, criticara en un artículo las razones esgrimidas por el Gobierno para ir a la guerra en Irak.

Libby fue condenado a 30 meses de cárcel, pero Bush conmutó la pena al considerarla “excesiva”, aunque mantuvo la multa de 250.000 dólares y los dos años de libertad condicional, y no le concedió el perdón presidencial.

En el escrito, la Casa Blanca recordó que el que fuera jefe de gabinete de Cheney hizo frente al pago de los 250.000 dólares y cumplió 400 horas de servicios comunitarios, además de los dos años de libertad condicional.

La Presidencia argumentó que en 2015 uno de los “testigos clave” contra Libby renunció a su testimonio alegando que fue privada de información que habría alterado el relato sustancialmente.

Durante sus ocho años en la Casa Blanca, Bush concedió 189 indultos, pero no consideró que Libby fuera merecedor de este, un rechazo que fue criticado por Cheney, quien dijo en 2009 que pensaba “firmemente” que merecía el perdón presidencial.

“Obviamente no estoy de acuerdo con la decisión del presidente Bush”, expresó.

Trump ya ejerció su poder para indultar en 2017, cuando amnistió a Joe Arpaio, el controvertido “sheriff” de Arizona que fue condenado por prácticas de perfil racial en contra de conductores hispanos y que posteriormente decidió optar al Senado para “apoyar” la agenda de Trump, según dijo en una entrevista.

Según recordaron hoy los medios, en ese primer indulto presidencial, el mandatario obvió la práctica de sus predecesores en la Presidencia de consultar con abogados y el propio Departamento de Justicia antes de concederlo.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 + 15 =